Archivos: página principal

publicado 16/11/2008, Última modificación 24/05/2016

No me voy a atener a reglas esquizofrénicas impuestas por mentirosos y corruptos. Se pueden ir a la casa de la verga con su pandemia y sus ocho cuartos. Punto.

Para tí que te cortas y hieres, te saboteas, te culpas, te odias, te abusas, te tratas como a centavo, te hambreas, te emborrachas, te drogas, te promiscúas, te tratas de suicidar. Para mí que he hecho algunas de esas cosas también. Esto me hizo saltar las lágrimas.

Los impuestos son un robo, y quien lo sepa y aún así reciba dinero robado por sus servicios, es cómplice.

El perdón no es algo que debes regalar sólo para apaciguar tu conciencia. Sólo puede ser sincero cuando te han restituido el daño que te han hecho.