Cómo detectar si una creencia es dogma irracional

por Rudd-O publicado 2016/11/11 20:04:00 GMT+0, Última modificación 2016-11-12T05:01:56+00:00
Sólo basta una pregunta.

He descubierto una prueba ácida casi mágica, que te indica inmediatamente si tu interlocutor está aferrado a un dogma X, o está abierto a reconsiderarlo.  Además de ser efectiva, te sirve para averiguar si es una pérdida de tiempo tratar de razonar con alguien que se niega a razonar.

Sólo basta preguntarle:

Puedes concebir alguna cosa, argumento, o hecho, que te haga cambiar tu conclusión de que X es cierto? 

La gente que no considera X como un dogma te responde la pregunta con cortesía y raciocinio.  La respuesta usualmente te explica bajo qué condiciones están dispuestos a reconsiderar y cambiar de opinión.

La gente dogmática que se aferra a X de forma irracional se comporta así:

  • te ignoran la pregunta
  • te cambian el tema
  • te ponen labia para distraerte
  • te ignoran tus argumentos
  • te insultan o te critican
  • te dan más y más pretextos

Es decir, lo que en español llamamos terquedad.

Por qué los tercos reaccionan de esa manera?

Porque saben muy bien de antemano que no existe razón que los hará cambiar de opinión.  Aquella creencia X que ellos tienen es un artículo de fe, no el producto de la razón.  Esta pregunta desenmascara esa motivación.  Entonces la táctica central de ellos será tratar de evadir la pregunta a todo lugar.

La gente terca no está abierta al diálogo.  Eso te da la pauta: no pierdas tu tiempo tratando de dialogar con ellos.

Para concluir, les muestro un video ya clásico de una respuesta muy particular a la pregunta mágica.  Aquí se ve claramente la evasión de la pregunta en la respuesta de Ken Ham, en contraste con la respuesta directa y descomplicada de Bill Nye.  Pero también tenemos que ser justos y decir que, a pesar de que la pregunta funcionó como se lo esperaba, por lo menos Ken fue algo sincero y sí dijo una verdad directamente "pues, no te lo puedo comprobar".  Esa actitud relativamente directa y sincera no se la ve todos los días.