Software libre: riqueza para el Ecuador

por Rudd-O publicado 2004/11/05 14:30:12 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:43+00:00

¿Qué es "software libre"? Es, simplemente, software cuya copia y mejora está explícitamente permitida. Esta característica clave hace que los desarrolladores de software libre colaboren entre sí y con empresas de software para producir programas de mejor calidad, con mayor productividad y a menor costo.

¿Por qué enfocarnos en el software, y no en el petróleo o el banano? Es cosa conocida que los países con mayor desarrollo tecnológico ofrecen a sus habitantes un nivel superior de vida, y se convierten en eslabones importantes de la economía mundial. La demanda de software es inagotable, porque el mundo depende de las computadoras. El software es un recurso inagotable y fácilmente reproducible. Las barreras de entrada para el desarrollo de software son bajas, mientras que el retorno en la inversión es alto, los costos fijos son bajos, y los desarrolladores se cuentan entre los mejores pagados del mercado. Dar prioridad al software como política nacional acrecentará enormemente los ingresos por exportaciones de tecnología, y podría equilibrar la balanza comercial.

¿Y, por qué software libre precisamente? Por la economía: emplear software propietario (léase "prohibida su copia o mejora") tiene altos costos, por adquisición de licencias y por mantenimiento engorroso (ya que suele ser de inferior calidad y vulnerable a virus y daños). En la mayoría de los casos, los gastos en software propietario representan dinero que deja el País, desequilibrando la balanza comercial. Emplear software libre creará un mercado local vibrante, brindando empleo al sector informático local, hoy propenso a la emigración.

Por la educación: Usando software libre, se pueden montar por el mismo costo hasta un 30% más de laboratorios de computación para colegios y escuelas. Los estudiantes podrán aprender más, porque dispondrán del código de los programas que emplearán, para estudiarlo y satisfacer su curiosidad. Esto pondrá al Ecuador en una espiral ascendente de desarrollo tecnológico.

Y finalmente, por principio: el software libre representa una refrescante forma de pensar, centrada en la generosidad y la colaboración. Quien mejora un programa, está en completa libertad de compartir sus mejoras con el mundo. Es, además, una forma de pensar totalmente compatible con el modelo vigente de rentas en la industria informática moderna: el servicio.

Por supuesto, el Ecuador deberá tomar decisiones difíciles, una de las cuales será que el equipo negociador del TLC no ceda ante las patentes de software, un peligro enorme para el futuro del Ecuador y el software libre en general.

Hoy es tiempo de mirar a nuestros países vecinos, Brasil y Perú, y comenzar a aprovechar esa fuente inagotable de empleo y progreso que brinda el software libre, en el Estado, en nuestros negocios y en nuestras vidas personales.