Sobre las mujeres dependientes

por Rudd-O publicado 2006/01/03 23:10:17 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:45+00:00

— Pero, ¿por qué te vas a casar con él, si todavía estás enamorada de Fulano?

— Es que él me quiere

Triste razón para casarse. Lo más penoso es que esta cita es de la vida real. Fulano es un amigo mío, de mi amiga es una mujer bastante simpática, que hoy está casada. ¿Por qué es triste esta cita? Más que por lo que ella dice, es por lo que ella no dice.

Hoy voy a postular que hay dos subtipos de mujeres. Se diferencian por su mentalidad con respecto a sus novios:

  1. "lo quiero", "lo adoro"
  2. "él me valora", "él me quiere"

¿Cuál tipo de mujer debe escoger un hombre ganador? Usemos un poco de lógica y psicología básica, y leamos entre líneas, para descubrir lo que no se dice.

En primer lugar, a mi manera de entender, amarrarse (estar de enamorados/novios con alguien) debe estar reservado para una situación en la que dos personas se quieren genuina y mutuamente, y nada más (o sea, no sexo conveniente, no dependencia psicológica, no costumbre).

En segundo lugar:

  • Las mujeres tipo 1 mantienen su fuente de autovaloración en sí mismas. Cuando se refieren a las razones para estar amarradas (y probablemente cuando hagan referencia a cualquiera de los eventos de sus vidas), hablan de sus motivos propios, sus voliciones y sus deseos. Es decir, su referente central es su Yo.
  • Las mujeres tipo 2 son personas cuya fuente de autovaloración no reside en ellas. Cuando se refieren a las razones para estar amarradas, no hacen referencia a sus propios sentimientos o deseos, sino a los de la otra persona. Estas mujeres deduce su valoración y su nivel de autoestima por cuánto las demás personas las quieren y las necesitan. Es decir, su referente central son Los Demás, y dependen de otros.

Yo planteo que hay que descartar a las mujeres tipo 2. ¿Por qué?

Cualquiera que sepa algo de psicología sabe que una mujer tipo 1 es mucho más estable y es mucho menos propensa a los problemas conyugales / relacionales derivados de la dependencia.

Pero esa no es la razón más poderosa para escoger a una mujer de tipo 1. Existe una razón mucho más poderosa para descartar a todas las mujeres del tipo 2 como prospectos de novias.

En la mentalidad de una mujer de tipo 1, la característica más relevante que debe ostentar un hombre para amarrarse es "yo lo deseo/valoro/aprecio/quiero a él". En la mentalidad de una mujer tipo 2, la característica más relevante que debe expresar un hombre para amarrarse es, justamente, "él me desea/valora/aprecia/quiere a mí".

¿Cuál suena más a genuino cariño/amor/deseo? ¿El de las mujeres tipo 1? ¿O el de las mujeres tipo 2?

Dicho en otras palabras, ¿a cuál escojo?

  • ¿a la mujer que se amarraría conmigo porque ella me quiere a mí, o a la mujer que se amarraría conmigo porque yo la quiero a ella?
  • ¿a la mujer que me quiere a mí porque yo soy yo, o a la mujer que me quiere a mí porque ha descubierto que yo la quiero?

Hablemos de soledad. Las mujeres tipo 1 toleran la soledad con facilidad porque su autoestima depende de ellas exclusivamente - después de todo, la soledad es perfectamente natural y a veces necesaria (si bien es cierto que nuestra sociedad, penosamente, critica la soledad). En cambio, las mujeres tipo 2 no toleran la soledad por mucho tiempo, porque necesitan aprobación y validación ajenas; por ende, son más propensas a amarrarse sin querer genuinamente al hombre, para evitar estar solas.

No sé si se percataron, pero las mujeres tipo 2 me están comenzando a parecer medio perdedoras. Es lógico que el amor/cariño/deseo mutuos deben estar presentes - son necesarios para una relación, pero por sí solos no son suficientes. "Lo necesito", "No quiero estar sola" o "Él me quiere" no califican como amor/cariño genuinos, y con toda seguridad no califican como motivos para una relación sincera y de corazón. Más bien, suenan a justificaciones. No sé ustedes, pero yo jamás me amarraría con alguien que no me quiera genuinamente.

Por ende, yo decreto que es el deber de todo hombre ganador detectar por todos los medios posibles y descartar preventivamente a toda mujer tipo 2. Y la detección, aunque no es tarea fácil, es posible. Frases como "así es la vida", "la vida es injusta", "no puedo hacerlo", "necesito de tí", "no puedo vivir sin Fulano" son advertencias tempranas de que una mujer es tipo 2. Hay que estar atento a todo signo de autoestima baja, búsqueda de aprobación o necesidad de alguien externo, y si se presentan estos signos, cortar por lo sano.

Como corolario, sugiero dejar la asistencia psicológica a los expertos - no cabe aquí tratar de "ser el héroe" y rescatar a la doncella psicológicamente necesitada - después de todo, la vida es corta, y si vamos a ponerle esfuerzo y tiempo a una novia, mejor que sea con alguien que valga la pena y que lo quiera a uno genuinamente.

Y, según ustedes, ¿es mi amiga tipo 1 o tipo 2?