La guía de Rudd-O para hacer y escuchar MP3 como Dios manda

por Rudd-O publicado 2006/01/10 00:48:55 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:53+00:00
Cómo ripear (hacer) MP3 (música digital) de buena o excelente calidad, y hacer que los MP3 suenen bien

Yo colecciono música. De Internet, por supuesto. Bueno... quienes me conocen saben que en mi computadora sólo guardo la música que suena bien, es decir, las canciones que están bien grabadas (más allá de que sea merengue, dance o reggaetón). Llámenlo neurosis, perfeccionismo o locura, lo cierto es que, cuando toca organizar la música nueva, siempre la oigo a ver si está dañada o de mala calidad.

Lo grave del asunto es que hay mucha música allá afuera que es de pésima calidad. Por eso, en este artículo aprenderás a distinguirla, y, más importante, aprenderás a ripear y hacer MP3 de buena calidad.

En todo caso, para comenzar con esta guía: no sé si será por la experiencia o porque tengo un oído privilegiado, y no es por presumir tampoco, pero yo puedo notar hasta el más mínimo defecto en una canción (especialmente si estoy usando audífonos). Y esto es algo que cualquier persona puede hacer, también, excepto los que son sordos como una tapia. Sólo con oir una canción, yo puedo decirte (y tú también podrías distinguir) si la canción que estoy oyendo fue "ripeada" (extraída digitalmente de un CD) o grabada por entrada de línea analógica al computador.

También es posible saber si un codec de baja calidad fue utilizado, como Windows Media Audio, Xing o MusicMatch (que vendrían a ser como el Chevrolet Spark o el Lada 1600 de los codecs para almacenar audio digital, respectivamente - mucha propaganda, pocos resultados).

Probablemente podrás notar si "ripeaste" (copiaste) la canción de un CD pirata en la calle. Con seguridad puedo decirte que no existe MP3 que tó y yo no podamos distinguir de la canción original, aunque esté copiado a nivel de calidad 320 Kbps (el máximo para MP3) con el mejor codec (que vendría a ser LAME, en este caso). Y ni hablemos de Windows Media. ¿No te conté la historia de mi amigo que borró sus MP3 y copió todos sus CDs de nuevo a Windows Media, sólo para descubrir (muy tarde, por cierto) que (a) no podía volverlos a grabar de Windows Media a CD de audio, y (b) las canciones sonaban como la verga?

Por eso, cuando guardo canciones personalmente, utilizo un codec llamado Ogg Vorbis. Ogg Vorbis, aparte de ser totalmente gratuito y libre de patentes (a diferencia de MP3 y Windows Media), tiene una cualidad que yo respeto: es el codec que produce mejores resultados, tan buenos como MPEG 2 Advanced Audio Coding (AAC), usado por Apple para su iTunes Store. De hecho, Ogg Vorbis es tan bueno, que a partir del nivel de calidad 136 Kbps ya no puedo distinguir el original de la copia. Claro, tiene sus desventajas - no todos los reproductores portátiles reproducen canciones en formato Ogg Vorbis, pero el que yo me voy a comprar sí, y eso es todo lo que me interesa.

En todo caso, no puedo hacer mucho por las canciones que descargo de Internet, excepto borrar las que suenan muy mal, pero sí tengo mis niveles de tolerancia para la calidad, incluso de lo que está disponible para descarga. Mínimo 128 Kbps MP3 (¡jamás Windows Media!), codificados directamente del audio digital original (es decir, nunca grabadas analógicamente) lo cual se está poniendo difícil de encontrar ya que ahora casi todos los discos vienen dañados de fábrica para que no puedas copiar la música a tu computador.

Bueno, me estoy desviando del punto. Una tropa de imbéciles nos ha invadido la Internet, compartiendo desde sus computadores canciones en pésima calidad. No me malentiendan, todo eso está bien, que compartan música me parece genial. Pero el 90% de la población de, digamos, KaZaA, que es decir un 95% de imbéciles, tienen canciones:

  • copiadas de discos grabados a partir de MP3 (que es en el siglo 21, literalmente, el equivalente de grabar "de cassette a cassette")
  • codificadas a partir de grabaciones en la radio ("...esto es 96.1 Punto Rojo tu radio en el dial, le gusta la gasolina, dale más gasolina..."), la abominación más grande sobre la faz del audio digital
  • copiadas al computador usando grabación analógica de audio (hey, qué es esto, fonógrafos modernos ¡chucha!) en lugar de extracción digital
  • interpretadas por el conocidísimo artista NoArtist, o el aún más popular Unknown Artist (usualmente siempre sacan versiones diferentes de las famosas canciones Track 1, Track 2 y Track 3... ¿por qué será que siempre suenan tan diferentes?)
  • guardadas a 96 Kbps o menos ("sisí, ahorremos espacio para poder meter 150.000 canciones que nunca oiré en mi computadora nueva con sepetecientos Gigabytes de espacio libre, chucha")
  • guardadas en Windows Media o MP3Pro - Windows Media prácticamente sólo sirve para almacenar reggaetón grabado de la radio, mientras que MP3Pro destruye las altas frecuencias en las canciones
  • re-ecualizadas para deficientes del oído, con volumen normalizado o rango dinámico comprimido (no entremos en detalles aquí: ¿quién sabe cómo ecualizar una canción para que suene bien? ¿Tú con tu computador de $500? ¿O el ingeniero de sonido que masterizó la canción originalmente, con $20.000 en el banco por su trabajo?)

Como resultado directo, cuando yo quiero descargarme una canción de KaZaA, tengo que descargarme como 3 o 4 versiones diferentes, para después escoger con cuál me quedo. A veces, incluso ver la tasa de bits (nivel de calidad) no basta - hay tarados que guardan canciones de la radio con altas tasas de bits, así que igual hay que descargarse la canción y oir una parte al menos.

¡Chucha, chucha, chucha! ¿Dónde quedó la calidad? ¿Dónde quedaron aquellas épocas en las que uno podía descargar música tranquilamente de la Internet, a sabiendas de que el resultado sería perfecto y sin complicaciones?

Por esas razones, ya me he olvidado del famoso KaZaA y programas parecidos - ahora sólo descargo discos enteros de compilaciones, vía BitTorrent. ¡Garantizado! Me ha dado buenos resultados: las canciones llegan enteras, a altas tasas de bits, sé cuándo se han terminado de descargar a ciencia cierta, los discos vienen incluso con portadas, y la mayor parte de discos vienen con etiquetas ID3 más o menos correctas - de igual modo tengo que revisar y corregir errores tipográficos en las etiquetas, usando la contraportada como referencia. Pero esto es lo más importante: la música suena bien.

Por lo pronto, ¿qué hacer cuando un amigo nos presta un CD para copiarlo? ¿cómo maximizar la calidad y la inversión de mi tiempo?

Este es el proceso completo para copiar música al computador:

  • extraer el audio: de CD a RIFF WAVE, más conocido como WAV
  • codificar el audio: de WAV a MP3, o el formato de tu preferencia
  • etiquetar los archivos: agregarle etiquetas ID3 (metadatos) a tus archivos MP3

Allá afuera existen programas que hacen todas estas tareas de golpe, entregándote una copia casi perfecta de tu disco de música en menos de 10 minutos. Asimismo, tal y como existen Ladas y Mercedes-Benz, con unos tendrás mejores resultados que con otros. Lo bueno de esto es que, a diferencia de un Mercedes-Benz, el programa correcto no representa ni más esfuerzo ni gasto que el incorrecto. ¡Copiar música en buena calidad no cuesta nada!

Por lo pronto, veamos las consideraciones generales para hacer que este proceso sea perfecto, rápido, sin errores y sin necesidad de tu intervención.

Seleccionar una buena fuente

De nada sirve todo lo que hagas si es que la música que vas a grabar no está disponible en digital. Esto es, CD.

Comencemos con las advertencias obvias: Te ruego, por favor, que nunca, jamás, grabes de la radio y después a MP3 una canción que podrías descargar de Internet. Si tu excusa es que no las puedes encontrar en Internet, eres un triple-estúpido, porque en Internet lo que más hay es música - ¡aunque ahora las películas le hacen la competencia, jojo!

Bien, ahora que dejé claro que no se permiten grabaciones analógicas - es decir, sólo música de CDs, es importante aclarar que para extraer la música del CD también debe extraérsela en forma digital. O sea, lo que es decir, no analógicamente. Simplemente poner Play en un programa de CD, y poner Rec en un programa de grabación en el computador no basta.

Lección 101 en audio digital: de digital a analógico y de nuevo a digital = perder calidad. Imagínate: convertir los unos y ceros perfectos, grabados en tu CD original de $20, que fue masterizado por un experto de sonido que cobró más de $10.000, a audio analógico estéreo de la era del Walkman, para después volver a convertir el audio a unos y ceros en la tarjeta de sonido de tu computador, que además probablemente no cueste más de $2. Todo esto cuando podrías extraerlo digitalmente a diez veces la velocidad, y preservando toda la calidad, tal y como si tuvieras un super-hiper-mega equipo de sonido de $200.000.

Lección 102 en audio digital: lamentablemente, la mayor parte de programas para "hacer MP3" tienen un "modo analógico de extracción de audio", en el que copian la música de esta forma a tu computador. Esto es así porque no todas las unidades de CD tienen la capacidad de extraer el audio digital (en inglés: DAE - Digital Audio Extraction). Si ese es tu caso, cómprate un quemador de CDs nuevo, que no pasan de $50. Ejemplos de programas que hacen esto: AudioGrabber y AudioCatalyst (AudioCatalyst es aún peor, ya que viene de fábrica con el codec MP3 de peor calidad del mundo).

Ya que estamos hablando de programas para hacer DAE, para esta tarea, en Windows uso y recomiendo Exact Audio Copy (software gratuito que aparte de extraer el audio, automáticamente se las pasa a LAME para que las haga MP3 y pone la información de artista y pista) y en Linux uso Grip. ¿Por qué uso Exact Audio Copy? Si a estas alturas del partido no entiendes lo que significa el nombre, te ofrezco una traducción: Copia Exacta de Audio. Así es, así como hay carros y carros, hay extractores y extractores de audio digital, y Exact Audio Copy hace el mejor trabajo, verificando el audio mientras lo copia. Lo más lindo de Exact Audio Copy es que si lo usas, no tendré que advertirte que no uses el modo analógico, ¡porque no lo tiene! Ah, casi se me olvida: tiene un tamaño de menos de 1 MB.

Ah: con cualquier programa que escojas, desactiva las opciones de "Dynamic Range Compression" y "Normalization". Ambas opciones le suben el volumen a las partes silenciosas de las canciones antes de hacerlas MP3. Lo cual destruye el buen sonido de la canción Si te molesta que se baje el volumen de ciertas partes de las canciones, tienes dos alternativas: (a) o le subes el volumen a tu estéreo, o (b) te consigues una extensión para tu reproductor de música que le suba el volumen automáticamente (Dynamic range compression). Si eso te resulta incómodo, te sugiero que escuches radio FM: toda la música en la radio FM está sobre-comprimida y sobre-saturada en volumen, porque ¿qué radio que se respete quisiera sonar menos duro que la competencia? Y, en el proceso, ¡a la verga la calidad!

Seleccionar el mejor codec

Si no te interesa tanto la compatibilidad, y prefieres la calidad, Ogg Vorbis es lo tuyo.

Si lo que interesa es compatibilidad, nada le gana a LAME (LAME Ain't an MP3 Encoder, el mejor codec de audio MP3 del mundo (esto no está abierto a discusión). Por favor ninguno de esos lentos programas comerciales (MusicMatch o RealPlayer) que joden las computadoras - usualmente usan un codec MP3 llamado Xing, que suena pésimo.

Con seguridad no Windows Media, con sus absurdas restricciones de licenciamiento que no te permitirán escuchar tus canciones si pierdes tus licencias (lo cual pasa, con bastante frecuencia), o en computador ajeno. Lo mismo puede decirse de AAC de iTunes (aunque las canciones guardadas con un codec como FAAD no tienen ese problema).

Seleccionar un buen nivel de calidad

Sin exigirle a todo el mundo que tenga mi capacidad de audición, todos podemos percatarnos claramente de la pérdida de calidad de un MP3 a 128 Kbps, a no ser que no vayas a compartir tu música en Internet y que tengas una sordera del San Putas o parlantes de $5 - ¡y eso no es en sentido figurado, CompuMarket los vende!.

En conclusión: por favor, mínimo 192 Kbps, o la opción conocida como "tasa de bits variable" (VBR) - donde el codec decide inteligentemente en qué parte de la canción debe "gastar" la mayor proporción del espacio asignado. Créeme, el codec hace un mejor trabajo que tú escogiendo la tasa de bits correcta después de todo, está craneado para hacer justamente eso.

Etiquetar las canciones

Aunque pueda parecer trabajoso y tedioso, ser ordenado al copiar las canciones es un esfuerzo que tiene muchísimas recompensas a futuro. Asegúrate de que tu programa de extracción de audio digital les pone etiquetas (ID3) a las canciones - es mucho más fácil que etiquetar las canciones a posteriori.

¡En serio! Si tu programa de DAE lo permite, llenar la información de artista, nombres de pista y álbum es algo que no te tomará más de dos minutos. Sé prolijo y previsor: ponles a las pistas toda la información del disco, incluyendo el nombre del mismo, el género musical, el año y el número de pista. Yo tengo un amigo que nunca hizo esto - y ahora tiene como 50 discos enteros de música realmente buena, etiquetados como "Unknown Artist - Track X", y no hay cómo chucha saber quiénes eran los artistas originales, ni cómo se llaman las canciones. Créeme, ¡no tienes idea de cuántas veces él y yo hemos querido saber cómo se llaman las canciones que él tiene! Y eso te pasará a ti también.

Ah, cierto: no andes poniendo huevadas de verga en las etiquetas de tus canciones. Si estás escribiendo la etiqueta "Artista", no pongas "www.mamameelhuevo.com" ahí. Muchos tarados allá afuera usan la etiqueta "Nombre de la pista" para poner algo como "Daddy Yankee - Gasolina" y en "Artista" ponen "Various Artists" o "Ripped by Fulano". Yo me pregunto: ¿será que son imbéciles o que no saben leer las palabras "Artist" y "Track name"? ¿Qué no se dan cuenta de que cada canción que está mal etiquetada es otra canción que hay que volver a etiquetar y corregir?

Saber escuchar

Para esta sección del "tutorial" (¡jaja!) sí necesitarás algo de presupuesto. Pero esta es la sección que más recompensas te dará por tu inversión.

Todo se reduce a una simple y transparente realidad - si quieres disfrutar realmente de tu música, debes conseguir las mejores cosas que puedas conseguir para escucharla. Y cuando hablo de las mejores cosas, hablo de la famosa tríada:

  • tarjeta de sonido
  • cable de audio estéreo
  • equipo de sonido

Vamos por el principio: podrás tener un equipazo de sonido de ciento quinientos mil Watts, pero si tu tarjeta de sonido es caca de $2, no esperes grandes resultados. Mi recomendación, sabiendo que estás en un presupuesto limitado: cómprate una Creative Sound Blaster Audigy, o, en su defecto, una Creative Sound Blaster Live! (el signo de admiración es parte del nombre, ¡eh!). La SB Audigy es mejor. Sin embargo la Live! es suficientemente buena. A favor de ellas: bajísimo nivel de ruido (con mis audífonos Technics RP-HT300 simplemente no se oye ruido, incluso con el volumen al máximo), efectos digitales variados de alta calidad y sonido MIDI espectacular. En contra de la SB Live!: el audio digital es convertido de 44.100 Hz a 48.000 Hz antes de hacerse analógico (según los expertos en audio digital, esto es muy, muy malo, pero al menos yo no noto la diferencia).

Y ¡súbele el volumen a tu computador al máximo! Abre el control de volumen (si usas Windows, escribe "sndvol32" en la cajita de Ejecutar) y sube el volumen de dos controles: Master y PCM (a veces, en lugar de PCM se llama Wave), porque queremos que pase la mayor cantidad de voltaje por el cable de audio. Silencia los demás controles (ponlos en Mute), porque si no te entrarán ruidos a la salida de audio. También pon el volumen de tu reproductor de música al máximo. Y mantenlos así - usarás tu equipo de sonido para regular el volumen.

Bueno, saliendo del tema tarjeta de sonido: el cable de audio. Trata de conseguir un cable bueno. En esto no te podría dar grandes recomendaciones porque aquí en el Ecuador no hay dónde comprar Monster Cable, pero Radio Shack tiene buenas cosas (claro, ir a comprar allá es prácticamente pedir un asalto a mano armada, pero bueh...).

Finalmente, equipo de sonido. ¡No seas roñoso, chucha! De todas las cosas que vas a comprar, tu equipo de sonido es probablemente la cosa que más te va a durar y al cual más entretenimiento le vas a extraer. Cómprate un buen equipo. Sería loco de mi parte darte recomendaciones sin saber tu presupuesto, cómo te gusta que suenen las cosas, o cosas por el estilo. Pero sí puedo darte un par de consejos:

  • 200 Watts no es necesariamente mejor (o más volumen) que 100. Escucha el equipo antes de comprarlo. Asegúrate de escucharlo con todos los controles de mejora de sonido apagados (eso quiere decir: apaga Mega Bass, T-Bass, BBE, pon el ecualizador y los controles de tono en Flat o Defeat, apaga cualquier efecto de Hall, procesamiento digital, DSP, Dolby, Mega Super Hiper Explosion Sound, lo que sea que ese equipo tenga, ponlo todo en cero). Si puedes hacer la comparación con un buen par de audífonos cerrados, hazlo, para que no intervengan la voz del vendedor (¡sí Señor, aleluya!) o los ruidos ambientales. Así podrás comparar realmente cómo suena cada equipo. Súbele el volumen al máximo. Descubrirás diferencias impresionantes en fidelidad y volumen.
  • Asegúrate de que tenga control remoto... así es más fácil regular el volumen desde tu cama.
  • Evidentemente, asegúrate de que tenga entrada de línea (Line input).
  • No te gastes tu dinero en un sistema de parlantes "Baratier 5.1" para computadora. Si vas a oir musica más tiempo que ver películas, cómprate un equipo, así sólo sea estéreo en lugar de Dolby Surround. ¿Por qué? Porque la mayor parte de equipos de sonido no tendrán probleman en reproducir una película como Dios manda, pero la mayor parte de sistemas de audio para teatro en casa (especialmente, ejeje, los genéricos para computadora) suenan caca cuando pones música a un volumen más o menos decente (véase el siguiente comentario para más información). Cómprate un equipo de música y si realmente te interesa tanto escuchar sonido envolvente, pues cómprate dos equipos: uno lo conectas a la salida frontal de audio y el otro a la trasera. Claro, si tienes el dinero para lo mejor, cómprate un receiver con entrada digital y decodificador Dolby Digital 5.1 o 7.1, y conecta tu tarjeta de sonido directamente al receiver.

Y, hablando de parlantes...

  • Si tú creíste que "los parlantes modernos son pequeños y suenan igual de bien", te vieron las huevas bien vistas. Simples hechos físicos: un parlante con un cono (y una caja) más grande puede reproducir sonidos más graves, porque un cono de sonidos graves (bafle o "woofer") grande mueve más aire que uno pequeño (y una caja más grande produce más resonancia). Si quieres respuesta completa de frecuencia (o sea, escuchar y descubrir todas las cosas lindas y maravillosas que hay en la música que no se distinguen en la radio, por ejemplo) deberás tener parlantes con conos de mínimo 12 pulgadas.
  • Asegúrate de que los parlantes sean de 3 vías (un cono de graves, uno de medios y un "tweeter" o parlante de agudos) (y ¡escúchalos! porque algunos parlantes tienen una tercera vía que es sólo de adorno).
  • Por favor, no cometas el típico error del cholo guayaquileño con plata: no te mandes a hacer un mega-super parlante genérico en la Bahía de Guayaquil. Un parlante es un complejo sistema de audio que, para sonar bien, necesita tener en armonía una serie de factores, que definitivamente no estarán en armonía en un parlante genérico de discoteca hecho con una caja de $10 en un cuarto sucio con una bombilla de 20 Watts. ¡En serio! Prácticamente en el único lugar donde un parlante de discoteca suena aceptable es en una discoteca, donde las presiones de sonido son tan altas (>100 dB) que literalmente sales mucho más sordo de lo que entraste, y por consiguiente todo lo anterior vale verga.

Compartir con Rudd-O

¡Hahaha! ¿Qué esperabas, consejos gratis? Bueno: si para copiar tu música haces todo este proceso, y sigues estos 4 pasos, entonces estás listo para contactarme. Tengo algo de música para compartir, y estoy interesado en intercambiar música dance y otros tipos de electrónica. No es mucho; sólo tengo 13.000 canciones (aprox. 65 GB)... de las cuales el 70% está correctamente etiquetado y verificado (el otro 30%... bueno, poco a poco se llegó a la cima del Everest, y después de todo, tengo vida social, ¡no me voy a quedar etiquetando canciones chucha!).

Eso sí, olvídate de CDs y DVDs en blanco - mis intercambios los hago con discos duros, o traes el tuyo o llevo el mío. Sólo te garantizo una cosa: conmigo descubrirás lo arrecho que es conseguir canciones de mil en mil, en lugar de una en una.

Postdata: No te molestes en contactarme si tu especialidad es el reggaetón, tienes canciones con calidad deaverga (ya a estas alturas del partido, la palabra "deaverga" debería entrar en el diccionario de la RAE) , o todas tus canciones son "Unknown Artist - Track X".