La Antigua y Siniestra Orden de Imbéciles del Volante

por Rudd-O publicado 2004/11/25 23:58:07 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:43+00:00

Con el pasar del tiempo, me he ido convenciendo a mí mismo de que es virtualmente imposible ser testigo de tantas estupideces mientras manejo, y pensar que son producto de la casualidad. ¡Simplemente no puede ser que, con Anetas, experiencia y señales de tránsito, se produzcan tantos accidentes!

Por esta razón, comencé con una investigación pospuesta ya por mucho tiempo. He traído los frutos de esta investigación a los ojos de mis lectores consuetudinarios. A continuación, (finalmente) verás la explicación racional de por qué se ven tantas estupideces en las calles de nuestro País.

Mediante indagaciones y fuentes que permanecerán protegidas y anónimas, he logrado descubrir, en nuestro País, la existencia de una hermandad secreta, tan antigua como los Rosacruces y tan siniestra como los Masones (o los Magios, escoja el lector). Esta Orden, tan peligrosa como siniestra, tiene cientos de miles de miembros activos, y cientos de miles de miembros muertos, porque al entrar a la Orden, los Hermanos acceden a poner su vida en riesgo en todo momento mientras manejan. Para propósitos de este artículo, los llamaré La Antigua y Siniestra Orden de Imbéciles del Volante.

Pocos saben de la existencia de la Orden, pero menos aún saben que la Orden está organizada en tres grandes grupos (como los militares y algunas organizaciones terroristas):

  1. Los del Carril Equivocado: en este grupo están organizados todos quienes viran a la izquierda estando en el carril derecho (o viceversa), o manejan a 30 Km/h por el carril izquierdo. Afortunadamente su peligrosidad es mínima (salvo complicaciones cardiacas de los perjudicados), pues, según fuentes fidedignas, en esta rama son más los que mueren que los que matan, aparentemente por ser este el grupo en donde se ponen a prueba los Hermanos Iniciados. En lo personal, estos son los que más me revientan.
  2. Los Come Rojas: no, no, no es un grupo de mujeres caníbales con preferencia por los comunistas. Este grupo abarca a todos a quienes no obedecen las señales de tránsito o las interpretan a su manera, desde amarilla es acelerar hasta la línea blanca continua sirve para dividir mi vehículo en dos, pasando por qué bien que manejo borracho (o drogado), y otros estilos afines. Como es de esperarse, este grupo es más peligroso que Los del Carril Equivocado, pero definitivamente no se compara con...
  3. Los Transportistas Públicos: la más nefasta de todas, esta rama es la responsable de cientos de miles de muertes inocentes en accidentes de tránsito a lo largo y ancho del País. Está compuesto por taxistas y colectiveros, quienes controlan las altas cúpulas de la Comisión de Tránsito del Guayas, de la Policía Nacional, y las mafias de importación ilegal de repuestos usados. Se rumora que han podido liquidar a transeúntes y estrellar vehículos incluso en zonas donde no existen vías públicas, tales como el Oriente y algunas playas.

Estos tres grupos minimizan (o anulan) el valor de los vehículos ajenos, con la malvada táctica del accidente automovilístico. Lo cual, en una economía difícil como la nuestra, no hace más que otorgarle ingresos adicionales, ya que trafican repuestos usados. Pero (y esto no es confirmado) sospecho que al menos el 90% de los Hermanos Iniciados obran así por mera diversión ante el sufrimiento ajeno. Y ¡sí señor!, por si se te ocurrió antes que yo lo diga, hasta tienen su propio santo y seña.

Pienso que ha llegado la hora de organizar un movimiento underground para resistir los embates de esta maligna Orden que tantas vidas siega. Por lo pronto pondré mi granito de arena: cuando observes estacionarse a uno de los miembros de esta Orden, te ruego esperes a que abandone su vehículo, para a continuación proceder a reventarle los vidrios y/o poncharle las llantas.