Gato frito

publicado 17/07/2002, Última modificación 26/06/2013

Parece mentira, pero parece que un grupo de personas frieron un gato en una barbacoa. Cabe recalcar que no era para comérselo sino para verlo sufrir, y que vino una señora y rescató al gato, que a las finales se murió por quemaduras (¿en serio?).

El desalmado que hizo eso se encuentra tras las rejas, pero lo importante aquí no es que esté prohibido comer gato (aunque no creo que sepa a pollito), sino que lo malo del asunto es que lo hizo por hacerlo sufrir.

¡Y estaban los amigos en coro riéndose y viendo cómo moría el gato! ¡Qué acabado!