El matrimonio homosexual: ¿preludio de violaciones y amores taxi-taxista?

por Rudd-O publicado 2008/02/13 15:00:00 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:52+00:00
No. Veamos por qué.

No quiero generalizar, pero me acabo de encontrar con un odioso artículo del padre Paulino Toral en Desde mi trinchera. No es más que 1500 palabras de "los maricas son peligrosos para la sociedad", pero mi conciencia moral me exige contestarlo íntegramente:

Intro

El punto de referencia para analizar si los homosexuales están discriminados no debe ser subjeti-vo (a mí me parece), sino objetivo: El Derecho. Recordemos que la palabra ‘derecho’ tiene un doble significado: En sentido objetivo es un conjunto de normas: Derecho mercantil, civil... En sentido subjetivo, derecho es lo mismo que facultad o poder: derecho a la vida, derecho de la mujer gestante, derecho a casarse… Analicemos si los gays están discriminados en las distintas áreas del Derecho objetivo.

OK, parece que el artículo toma un corte jurídico.

En el Derecho público, en ninguna ley se excluye a los gays del ejercicio de los derechos: pue-den elegir y ser elegidos; pueden ocupar cargos públicos en las funciones ejecutiva, legislativa y judicial, al igual que todo ciudadano. En Derecho público no están discriminados.

En el Derecho privado (civil, mercantil, bancario etc.) tampoco están discriminados: pueden comprar, arrendar, vender, dar testamentos… al igual que toda persona privada. En Derecho privado no están discriminados.

De acuerdo. Ahora veamos cómo una introducción aparentemente sensata se convierte en una monstruosidad:

Los gays quieren "privilegios especiales" para ellos

En el Derecho Particular, que contiene normas dadas en consideración a determinadas personas o grupos. Para ejercer los derechos que tales normas conceden es preciso poseer las condiciones personales de las cuales emanan tales derechos. La mujer gestante, y sólo ella, tiene los derechos que la Ley reconoce a la embarazada; una mujer no embarazada no está discriminada si no se le da acceso a los derechos de la embarazada. Naturalmente, para gozar de ciertos derechos hay que reunir las condiciones de quienes pertenecen a ese grupo humano: hombre, mujer, tercera edad, niño, discapacitado, ciego, sordomudo… Un gay ni puede tener derechos de esposa, ni de madre, porque para ello hay que ser mujer. Los homosexuales y las lesbianas no están discrimi-nados: ellas no tienen derechos de varón; ellos, no tienen derechos de mujer. Ellos pueden casar-se con mujeres, como todo hombre; ellas pueden casare con hombres, como toda mujer. Lo que ellos y ellas pretenden no es que se termine con una discriminación, sino que se instaure un pri-vilegio. Ni ellos ni ellas, viviendo en pareja, tienen derecho al matrimonio ni a un reconocimien-to jurídico especial que no sea matrimonio.

Analicemos un momento la lógica:

  1. Sólo la mujer embarazada puede tener derechos de embarazada. De acuerdo.
  2. Para acceder a un derecho X, hay que reunir las condiciones que permiten el acceso a dicho derecho. De acuerdo.
  3. Un gay ni puede tener derechos de esposa y de madre... ¿De dónde rayos salió esto? ¡Yo nunca he escuchado a un homosexual decir que quiere derechos de madre y de esposa! Ellos lo que quieren es casarse, ¿y de cuándo acá es eso prerrogativa sólo de las mujeres?

Estoy atónito ante semejante non-sequitur. O sea que porque un homosexual puede casarse con una mujer (y viceversa), ¿eso no es discriminación y con eso tienen que ser felices? No porque la frase tenga semblanza de correctitud gramatical, necesariamente tiene sentido.

Ni ellos ni ellas, viviendo en pareja, tienen derecho al matrimonio ni a un reconocimiento jurídico especial que no sea matrimonio. Felicitaciones, capitán Obvio, justamente es eso lo que va a cambiar, y repetir el status quo como disco rayado no lo va a hacer más contundente o significativo. La discriminación emana desde la misma distinción que se hace entre sexos. Si un hombre quiere casarse con otro hombre, y la sociedad no se lo permite porque sólo se permite matrimonios hombre-mujer, eso es discriminación por definición, porque un hombre homosexual no puede acceder a algo que él desea (que, dicho sea de paso, no perjudica a nadie aunque los intolerantes hagan aspavientos por aquello).

La homosexualidad es una enfermedad (tratable)

Tony Anatrella, psicoanalista y especialista en materias de psicología clínica y social. Profesor en el Center Serves de París, Consultor del Pontificio Consejo para la Familia, dice en el Lexicon que hay que distinguir la ‘identidad’ sexual, que es la de varón y mujer, de las ‘tendencias’ sexuales, que pueden ser muy variadas (homosexualidad, bestialismo, fetichismo, sadismo, ma-soquismo, etc.) y enseña que las tendencias deben ser ‘tratadas’ psicológica o psiquiátricamente, pero no ‘legalizadas’.

Ah, la dicha de poder citar a cualquier lunático que respalde los prejuicios de uno. No sorprende que la cita emane de un individuo perteneciente a una organización intolerante (énfasis). Que Tony Anoestrella responda al dogma de un Pontificio Consejo casi que automáticamente descalifica su opinión por conflicto de interés -- a saber, que la Iglesia Católica quiere que los homosexuales se quemen en el infierno por toda la eternidad.

Padre, si fuera usted mormón en los 1970's, ya hubiera dicho usted que los negros son una raza inferior y que el color de su piel responde a sus pecados. ¿Por qué no mejor citar el consenso en materia de medicina y psicología con respecto de la homosexualidad? No haberlo hecho raya en intelectualmente deshonesto. Ojo, estoy intentando guardar la compostura -- bien podría haber llamado a dicho párrafo "un nido lleno de farsas" pero no lo he hecho aún.

Sin mencionar que todavía no conozco a ningún maricón que se haya "curado" de la mariconada. Ooops, dije "maricón". Bueno, lo que sí sé, es que han existido incontables programas religiosos de "rehabilitación" que han dejado a miles de homosexuales exactamente igual de gays pero con un pocotón de sufrimiento extra en calidad de bonificación. No me engaño: usted puede hacer que un maricón deje la práctica de la homosexualidad asustándolo lo suficiente con promesas de sufrimiento eterno, pero el tipo va a seguir deseando y eventualmente buscando otros tipos como él per secula seculorum -- y uso el latín para... pues, porque soy un vacán.

El matrimonio gay es el preludio a la violación legal

Si para respetar las tendencias de los homosexuales hubiera que legalizarlas, si a la vez no se les legaliza las suyas a quienes tengas otras tendencias sexuales, se les estaría discriminando respec-to a los homosexuales. Si los gays pretenden que se les legalice sus tendencias, los violadores, que tan incontrolables ‘tendencias’ pueden tener, podrían tener los mismos derechos que los gays…; y los que tienen ‘tendencia’ a la infidelidad matrimonial. ¿Por qué vamos a discriminar entre unos y otros?

¿Acaba usted de comparar a los homosexuales con los violadores? En lid de ridiculizar semejante estupidez (porque usted acaba de perder toda su credibilidad), voy a explicar las diferencias entre un grupo y otro:

  1. Dos homosexuales tienen sexo por consentimiento propio. Un violador agrede a otro para obtener placer.
  2. El violador usa el sexo como mecanismo de subyugaciòn -- por eso, los violadores sin pene usan objetos contundentes para violar. Los homosexuales se relacionan entre sí por amor y deseo.

Habría que ser soberano ciego intelectual para poner a ambos grupos en el mismo costal, basándose únicamente en que ambos grupos hacen algo que a usted le parece repulsivo. No se equivoque: a mí también me parece repulsivo que un ser humano agreda a otro, pero la diferencia entre usted y yo es que:

  • para usted, un acto consensuado entre dos es repulsivo,
  • usted quiere entrometerse en la vida de otros para arruinarles la felicidad, y
  • hasta ahorita, no soy yo quien peca de intolerante.

El matrimonio gay es el preludio al adulterio legal y generalizado, y a (algo indefinido) entre autos y personas

Naturalmente, el derecho a casarse lo tiene el hombre, pero con una mujer; la mujer, con un hombre. Si los taxistas se unieran para que la relación jurídica con su vehículo se reconociera como ‘matrimonio’, estarían mal… Alguien dirá que no, porque no allí hay relación de amor, en cambio entre gays, sí. Muchos jefes tienen amores con sus secretarias ¿Se va a crear un marco jurídico para estas relaciones de ‘amor’? ¿Por qué no? Puestos a crear marcos jurídicos para las ‘uniones’, creémoslas para todos.

Me aburro de buscar falacias aquí. Vamos por frases, numerándolas:

  1. Falacia de status quo. Repetir como niño pequeño lo que ya se sabe y que se está queriendo cambiar no lo hace bien o mal. Simplemente cansa.
  2. Non-sequitur. Un taxi es incapaz de sentir amor por un taxista. De ahí al resto, estoy bastante seguro que un taxista lo suficientemente ingenioso es capaz de "violar" a su taxi, si se me permite estirar el concepto de "violación" a objetos inanimados -- claro está , para mayor efecto cómico.
  3. Ese alguien soy yo, y cualquier otra persona con tres dedos de frente.
  4. ...
  5. ...
  6. ...
  7. Falacia de generalización. No sé usted, pero en mi opinión la infidelidad es una traición a la promesa del casado y una mentira, por tanto, malo. ¿Entiende usted que es esa la distinción clave que nos permite descalificar las uniones adúlteras de individuos casados separadamente, y que esa distinción no aplica a las relaciones homosexuales en general?

El cielo es azul. Por eso, la sangre es roja.

¿Y reconocer legalidad a la unión gay sin que sea matrimonio? Tampoco tienen derecho a que se establezca un marco jurídico para ellos como pareja por ser homosexuales con miras a regla-mentar la temática de propiedad, herencia, seguridad social, etc.). Si necesitan regular sus rela-ciones que acudan a la normativa común vigente, y punto. [...]

En eso estoy de acuerdo. Si van a permitir algo para los gays, debe ser el matrimonio y nada menos, porque algo menos sería discriminación -- menor que la actual, pero discriminación en fin. Pero no puedo evitar percatarme de que usted es fanático de repetir su punto de vista como que fuese la verdad absoluta, como si lo que usted dice "obligadamente debe ser la forma en que el mundo tiene que funcionar, carajo". Yo pensé (en mi infinita ignorancia) que usted escribía (como yo) para establecer un diálogo, no para decirle a la gente cómo tiene que pensar sin dar fundamento o evidencia alguna que lo respalde.

(Algo que dijo el lunático de Ratzinger)

[...] Lo dijo el Papa, cuando era el Carde-nal Ratzinger: [...]

Ratzinger es un lunático, ex-miembro de las Juventudes Nazi, líder de una organización que ha dejado al mundo escandalizado por la corrupción y la pederastia en su seno, y que a la fecha continúa causando destrucción y muerte con sus obras y palabras (después aclaro). Por tanto, me da hasta risa pensar que una persona sensata puede citar las palabras de ese tipo como si tuvieran algo de peso más allá del autoritarismo.

Dios castiga sin piedra y sin palo. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Tengan cuidado!!!!!!!!!!!!!!

Si se creara este marco, ocurrían tres cosas: 1) No se estaría terminando con una discriminación, sino instaurando un privilegio respecto a otras uniones (por ejemplo jefe-secretaria) y a otras ‘tendencias’ (sexuales o no; p.ej. la pereza) 2) Se desorientaría y deformaría la mente de las per-sonas, sobre todo de los jóvenes, que podrían decir a sus padres: Papá, por qué va a ser malo, si hasta la ley les da un espacio. 3) Se estaría dando un paso anterior al reconocimiento de tales uniones como matrimonio alternativo… Sólo con mirar lo que está pasando en otros países, po-dríamos deducir lo que se quiere lograr en el nuestro: dar cabida a la corrupción de las costum-bres y a la disolución de la familia, dando la espalda a Dios y pisoteando la Ley Natural. Tenga-mos cuidado.

Mentiras, mentiras y más mentiras. Una vez más, una sopa de palabras gramaticalmente coherente, pero sin ningún asidero en la realidad:

  • ¿Pereza? ¿De dónde sale eso? ¿Estamos jugando Scrabble ahora?
  • se desorientaría y deformaría ¿En qué manera? De repente, ¿como la deformación producida por un trauma contundente al cráneo?

Menos mal que, cuando pase (ojo que no digo "si es que pasa) la reforma que permita a los gays casarse, aquellos padres que envenenan a sus hijos con la intolerancia verán su tarea mucho muy complicada. Y, por favor, olvídese de la frase "Ley Natural", que con eso obviamente se entiende "hagan lo que dice mi Iglesia, o se irán al infierno".

En resumen

En resumen, todo lo que usted ha dicho en 1500 palabras es:

  1. "Ahorita está prohibido que los gays se casen."
  2. "Dado que ese es el caso, eso está bien. Cambiarlo estaría mal, porque sí."
  3. (Inserte mentira sobre las causas de la homosexualidad -- "La homosexualidad es una enfermedad").
  4. Algo de amor/sexo entre taxistas y carros amarillos.
  5. "¡Por favor, no legalicen la homosexualidad, que violar será legal después de poco!"
  6. (Inserte cita lunática de Ratzinger)
  7. "Los gays no tienen derecho a esto, no tienen derecho a aquello. Porque así lo dice mi líder, y porque sí."
  8. "Tengan cuidado porque Dios castiga sin piedra y sin palo"

Mientras tanto, sea tolerante. Si dos hombres se aman -- no se entrometa para intencionalmente dañarles la vida con su discurso político, que suficiente tienen ya con la discriminación secular de otros intolerantes. Deje que los gays se casen -- es inevitable -- y no sea enemigo del progreso.

En cuanto a lo de la muerte y destrucción que genera la iglesia Católica, tenía intenciones de traducir un artículo que encontré ayer, pero simplemente les voy a dejar con un enlace a dicho artículo, con pruebas contundentes de lo que dije. Porque yo no me ando con cuentos.