Cómo hacer tu propia pastilla (o píldora) del día después (o siguiente)

por Rudd-O publicado 2005/05/25 18:45:00 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:53+00:00

Si no tienes acceso a la pastilla del día después (también conocida como "píldora del día después", "pastilla del día siguiente" o "píldora del día siguiente"), este es el secreto que ni las farmacéuticas quisieran que sepas (más o menos como los genéricos):

  • la primera pastilla del día después tiene una dosis de anticonceptivos equivalente a 4 pastillas anticonceptivas regulares.
  • la segunda pastilla del día después tiene una dosis equivalente a 2 pastillas anticonceptivas regulares.
Es importante que las pastillas que compres tengan un mínimo de 100 microgramos de estrógeno (100 mcg ethiniloestradiol) y también tengan progesterona (0.5 mg de levonorgestrel o 1 mg de dl-norgestrel).

O sea, 4 anticonceptivas regulares después de 24 horas (o con reducido efecto hasta 72 horas después), y 2 más después de 12 horas de la primera dosis. Eso es todo. Mismo efecto. Y mismos efectos secundarios: mareos, dolor de cabeza, náuseas. Que son insignificantes comparados con el dolor del parto y la carga de un niño no deseado (y evitable) por el resto de tu vida.

¿Se te pasaron las 24 horas? Existen alternativas.

Ya sabemos que los intolerantes de extrema derecha están entrometiéndose en nuestras vidas de mil y un formas, y el entrometimiento más controversial de los últimos tiempos es su campaña para promover la prohibición de la pastilla del día después, por ser (dicen ellos) abortiva.

Esa pastilla funciona así: acidula el medio uterino para:

  1. Dificultar la fecundación
  2. Si el mecanismo anterior falló, dificultar la implantación del óvulo fecundado
No es tan sencillo como lo pongo aquí, pero esta explicación sirve bien.

Como vemos, si ellos quieren llamar "abortivo" a este efecto, con todas las connotaciones negativas del término, podrían quizá estar en lo cierto técnicamente, pero en mi opinión esto no tiene absolutamente nada de malo. Por el contrario, es bueno.

La desventaja de este efecto es que tiene que hacerse antes de que el óvulo se haya implantado, pues una vez implantado, no se desprende. Por eso es "del día después". Una dosis 24 horas (hasta 72 se puede) después del acto, y otra dosis 12 horas después de la primera.