Asilo de mongolitos

por Rudd-O publicado 2010/09/28 01:07:34 GMT+0, Última modificación 2013-06-26T04:38:56+00:00
Historia ¿ficticia?

Imaginémonos por un momento un asilo para niños con Síndrome Down.  Imaginemos que el asilo es administrado por un tipo llamado Juan.

Todas las mañanas, Juan les recuerda a sus mentalmente retardados pupilos que el aire está lleno de demonios invisibles, demonios malévolos.

Toda vez que uno de los mongolitos desobedezca uno de los Mandamientos de Juan, e incluso si esa desobediencia se debe a la incapacidad del mongolito para entender los Mandamientos, los demonios le harán daño en su cerebros, ojos, dientes y lengua; los demonios lo atacarán en sus sueños, y le chuparán el alma, y la escupirán en un lago de fuego, donde el alma se quemará por toda la eternidad.  Encima de eso, todas las mañanas, cada mongolito debe arrodillarse y rogarle a Juan que lo trate bien, que lo proteja y que lo perdone por haber nacido.  Para finalizar: si muchos mongolitos fallan en cumplir sus órdenes, Juan simplemente los ahogará a todos o les echará gasolina y les prenderá fuego, como ya hizo tiempos atráss con al menos dos grupos diferentes de mongolitos que ofendieron a Juan.

Podemos seguir con esta historia, pero creo yo que podemos entender: Juan estaría inflingiendo el peor y más destructivo tipo de abuso sobre sus asilados.  Después de semejante abuso, las víctimas de semejante ambiente de pesadilla no serían capaces de discernir la realidad de las terribles y fantásticas historias de Juan, y vivirían en constante terror.

Tampoco es muy difícil concluir que las actividades de Juan son terriblemente perversos abusos de poder, en cualquier circunstancia -- ¿podríamos excusar a Juan si en vez de inflingir este abuso a mongolitos, lo perpetrase a ancianos seniles?

No, ¿no verdad?

Entonces ¿por qué permitimos que los padres y las figuras religiosas de autoridad les inflinjan estas terribles historias demónicas a niños inmaduros e indefensos?